martes, 30 de junio de 2009

VAMPIROS DE MORGANVILLE *Historias Cortas*

Bueno chicas... ya saben que esta saga me encanta. Estuve mirando el blog de Rachel Caine y tiene unas historias cortas sobre los personajes de la saga que son muy divertidas y que por lo menos yo no conocia. Asi que... esta semana les estare traduciendo una por día. Hoy les dejo la primera, es super divertida.


ALMUERZO

Historia corta de Vampiros de Morganville por Rachel Caine.

Traducido por Caty


El almuerzo era siempre una proposición extraña en la casa de cristal. Algunos días todos los compañeros de casa de Claire estaban, algunos días ninguno; Algunos días había comida en el refrigerador. La mayoría de los días, no. Claire había convertido en un fino arte las galletas y las sopas enlatadas. Su favorita era la crema de tomate. Yum.

Ella estaba sorbiendo su sopa, sola como siempre, cuando escucho un ruido desde arriba. Extraño. Ella sabia que Eve estaba en su trabajo en el campus, y Michael estaba afuera dando clases de guitarra. Shane-Bueno, ella nunca estaba segura de donde podría estar Shane, pero ella lo había buscado antes de hacer el almuerzo y no había ninguna señal de el.

Ningún otro visitante a través del portal. Honestamente, tener uno de esas puertas místicas en la casa estaba convirtiéndose en un dolor real. “Gran Estación Central” Claire suspiro, y se tomo el resto de su almuerzo antes de poner el tazón en el lavaplatos y dirigirse hacia arriba. La casa era un cómodo desastre, pero estaba avanzando lentamente al desastroso estado de Oh Dios mío, quien vive aquí?, así que ella planeaba decirles a todos que organizaran un poco. Solo para mostrar que ella no era inmune, recogió un montón de libros que había dejado en el comedor y los llevo arriba.


Una vez que ella puso los libros sobre - bueno, todos los demás libros para los que también tenia que encontrar un lugar, Claire tomo el bate de béisbol miniatura que Shane había comprado para ella - de aluminio, pero electro plateado con plata. Perfecto para golpear vampiros, en casi de que surgiera la necesidad. Era sorpresivamente pesado.


El ruido se escucho de nuevo. Ahora, como ella había imaginado, no venia desde el cuarto privado de Amelie o desde el ático.

Venia del cuarto de Shane.


Claire tomo firmemente el bate, y abrió de un tiron la puerta. “Quieto!” grito ella.

El estrés hizo que su voz fuera muy aguda, como una niña pequeña con helio. Vergonzoso. Y para nada intimidante.

había un hombre medio desnudo en medio de la habitación de Shane.

Oh.


Shane, en su ropa interior, tratando de meterse en sus jeans tan rápido que se tropezó y se cayo sobre su cama. “Hey!” protesto el. “Que pasa con las chicas que siempre se aparecen cuando estoy vistiéndome? Fuera!”


Claire no pudo evitarlo, comenzó a reírse. Era ridículamente gracioso, la forma en que el estaba dando vueltas en su cama tratando de desenredar sus jeans, y además - bien, si. Sexy.


Ella bajo el bate y se dio la vuelta. “Lo siento. Escuche ruidos. Pensé que - espera. Chicas, plural? Alguien mas se aparece en tu cuarto además de mi?”


Ella escucho la cama crujir, la ropa moviéndose y el dijo, “Bien, si. Eve entro un par de veces al baño mientras me estaba bañando. Ahí fue cuando me deshice de la cortina de baño transparente y compre la oscura”


“Eve te ha visto desnudo?”


“Um- detrás de una cubierta de plástico con agua sobre ella? No hay una forma segura de responder eso, verdad?”


Claire se volteo, sin preguntar. El apenas se estaba poniendo su vieja camiseta gris. “No realmente” dijo ella. “De cualquier forma. Porque te estas cambiando?”

Shane trato de darle una mirada inocente, que no iba bien con su cara. “Me aburrí?”


“Shane, Yo nunca te había visto cambiarte de ropa en medio del DIA, nunca. Tu te habías ido cuando me desperté, y apenas regresaste. Que paso?” Porque ella estaba pensando lo peor. Ella suponía que lo peor, en otros lugares que no fueran Morganville, probablemente tenían que ver con que el estuviera viendo otra chica. Aquí ella estaba asumiendo que había sangre involucrada.


El pensó en mentirle; ella pudo ver la idea pasar por su cara. Pero entonces el suspiro, sacudió la cabeza y abrió la puerta del closet. Tomo una bolsa de plástico y se la entrego.


Adentro estaban sus Nikes, un par de jeans usados, y una camisa que podría haber sido roja, como hace cien lavadas.

Y apestaban. Claire las alejo con un sonido de ahogo. “Que diablos es eso?”


“Sabes que dije que iba a conseguir un trabajo?”


“si?” Ella se dio cuenta de que sostenía su mano sobre su nariz y su boca, y sus ojos estaban aguados. “Que tiene eso que ver con esto?”


“Conseguí un trabajo... en el basurero de la ciudad. Rastrillando basura. Hey, sabias que ahí hay águilas? Bastante lejos del océano. De cualquier forma, ellos tienen duchas en los casilleros, así que tome una antes de venir, pero me olvide de llevar un cambio de ropa”


El anudo la bolsa y la metió en su closet. “Además he decidido buscar un mejor trabajo”


“Buena idea”. El se veía tan molesto con la idea de otra búsqueda de trabajo que Claire no pudo evitar la risa de nuevo.


“Te estas riendo de mi?”


“Algo así, si”


Shane se acercó a ella. Ella lo esquivo e hizo un movimiento exagerado con el bate hacia el. El lo atrapo fácilmente con una mano, y la presiono a ella contra la pared.


Oh.


“Como huelo?” le pregunto a ella, realmente bajo en su garganta. Ella sintió todo su cuerpo temblar en respuesta.


“BIen” Eso de verdad no le hacia justicia. Ella respiro profundamente. “De hecho, genial”


“Me alegra escucharlo” El rozo sus labios con los suyos, muy suavemente.


“Asegurémonos. Ahora respira profundamente”

Ella lo hizo. “Tal ves huelas un poco a pañales viejos”


“Hey!”


Ella lo beso. El de verdad no sabia como viejos pañales. El sabia a canela y especias, y sus labios eran tan suaves y calientes bajo los suyos, que ella se olvido del bate en su mano hasta que golpeo el piso con un fuerte ruido.


“Tu sabes a sopa de tomate” Murmuro Shane. “Vine a casa a almorzar, ya sabes”


“Bien, consigue el tuyo”


“Tal vez mas tarde”


“Claire respiro profundamente de nuevo -el de verdad no olía a pañales viejos- y lo empujo lejos de ella. Ella no estaba ni cerca de ser lo suficientemente fuerte para hacerlo, si el no quería ser empujado, pero el se movió hacia atrás. ”Ahora” ella dijo. “Y vas a lavar tu ropa, apestosito. Ni se te ocurra pedírmelo”

“Yo haría eso?” El hizo su expresión de cachorrito con sus ojos.


El de verdad lo haría.


Y ella sabia, mientras bajaban las escaleras que de verdad no le importaba para nada.


Debe ser el amor, pensó ella, y le entrego una lata de sopa de tomate.

-Fin-


2 comentarios:

Rania Belikov dijo...

Me encanto amiga es mi favorita....lavat chones del hombr eque amo...no ni asi me convence. jajaja

Anónimo dijo...

Te felicito por la pagina Caty...
Genial el el cuento...
Sabes recien he comenzado a leer esta saga, que la encontrado demasiado entretenida, por lo que el primer libro me bastaron solo dos ias para leerlo y ya voy bien avanzado el segundo...
Estaremos revisando periodicamente tu pagina, que estes muy bien...
And