martes, 10 de noviembre de 2009

LOVER MINE, MINI ADELANTO N.2

Hola de nuevo! Como ya verán, me tomé bastante en serio lo de postear más sobre la HERMANDAD DE LA DAGA NEGRA, pero hay que aprovechar! con el próximo lanzamiento de LOVER MINE, el libro de mi amadísimo John Mathew hay mucha info para compartir y curioseando en el foro de JR Ward, me encontré otro pedacito del libro y se los traduje. Es cortito, pero como todo lo que viene de mi John Mathew, lleno de sentimiento, aqui les dejo el mini-adelanto de LOVER MINE, espero que les guste!

LOVER MINE
Adelanto
N.2 (De hecho sería el N.1, porque va antes del adelanto largo que posteé aqui)
Traducido por Caty

El punzante dolor de la aguja de tatuaje era un placer.

Mientras John cerraba sus ojos y respiraba lenta y profundamente, pensaba en la intersección de metal y piel, en como lo afilado entraba en lo suave, como la sangre fluía… como podía darse cuenta exactamente donde estaba ocurriendo la penetración.

Como en este preciso momento, el tatuador estaba directamente sobre la parte superior de su columna.


John tenía bastante experiencia con toda la mierda de cortar y despedazar- solo que en una escala mucho mayor, y más como el que la proporciona y no el que la recibe. Seguro, el había resultado herido en el campo un par de veces, pero el había dejado su más que justa cantidad de heridas en sus atacantes, y como el tatuador, el llevaba su equipo de trabajo con el: Su chaqueta llevaba todo tipo de dagas y cuchillos, incluso un pedazo de cadena. Además de un set combinado de pistolas sólo por-si-acaso.


Bueno… todo eso y un par de cilicios de púas.


No es que el fuera a usarlos alguna vez con sus enemigos.


No, esos no eran armas. Y a pesar de que no habían sido usados sobre el muslo de nadie durante un poco más de dos semanas ahora, no eran inútiles. Actualmente, funcionaban como algún tipo jodido de mantita de seguridad. El los mantenía debajo de su almohada cuando dormía, los metía en sus bolsillos cuando comía, los cargaba en su maleta cuando iba a ejercitarse en el gimnasio y también los empacaba junto a su equipo cuando salía a cazar.


Sin ellos, se sentía desnudo.


La cosa era, que esos lazos brutales eran la única cosa que lo unía a la persona que amaba. Lo cual, considerando el modo en que las cosas habían quedado entre ellos dos tenía sentido cósmico.


1 comentario:

Paula dijo...

Inceible, me perdi un poco con los dos adelantos, este que va, antes q el otro? bueno es igual... cuando tenemos el libro completo? no pienso esperar hasta q lo traduzca la editorial en españa!