domingo, 30 de agosto de 2009

BLOOD PROMISE

El capitulo 16 está en el Blog Hermanito Nenas Belikov

http://raniecilla.blogspot.com/

CAPITULO 17

Traducido por Gry en Purple Rose

CONVENCERLOS DE LIBERAR A UN STRIGOI – en particular después de haberlos atrapado – no era fácil. Mi interrogatorio no había tenido sentido para ellos tampoco,
pero ellos habían ido junto con ello. ¿Dejar ir a un Strigoi? Eso era una locura – hasta para el no prometido. Ellos cambiaron vistazos inquietos entre uno y otro, y me pregunté si ellos desobedecerían. Al final, mi dureza y autoridades ganaron. Ellos me quisieron como su líder y pusieron su fe en mis acciones no importaba cuan insanas parecieran.
Por supuesto, una vez que realmente dejáramos al Strigoi ir, teníamos el nuevo problema de asegurarnos que él realmente se fuera. Al principio, él comenzó a atacar otra vez, y luego, se dio cuenta que probablemente el perdería, entonces, finalmente se escondió lejos. Él nos dio una última mirada amenazante cuando él desapareció en la oscuridad. No pensaba bajar con un grupo de adolescentes que había hecho mucho por su amor propio. El me dio en particular una mirada de odio, y me estremecí en
la idea de él sabiendo mi nombre. No había nada para hacer sobre ello ahora; yo sólo podría esperar que mi plan tuviera una posibilidad de funcionar.
Denis y los demás terminaron dejando al Strigoi ir, una vez que matáramos unos cuantos esa semana. Nos caímos en una rutina, investigando clubes y las partes peligrosas de la ciudad, confiando en que mis sentidos nos dijeran cuando el peligro estaba cerca. Fue gracioso para mí cuando el grupo pronto comenzó a confiar en mi mando. Ellos afirmaron que ellos no querían ninguna parte de alguna regla de guardianes o autoridades, pero ellos respondieron sorprendente bien a mí, cuando les decía que hacer.
Bien, más o menos. De vez en cuando, yo vería un poco de aquella imprudencia trastornada. Uno de ellos trataría de jugar al héroe, subestimar un Strigoi,
o entrar sin el resto de nosotros. Artur casi terminó con una conmoción cerebral yendo por ese camino. Como el más grande de todos nosotros, él se había vuelto un poco creído y fue por lo tanto atrapado con la guardia baja cuando un Strigoi le lanzó por una pared. Había sido un momento despejado para todos nosotros. Durante unos momentos atormentadores, yo había temido que Artur estuviera muerto — y que era mi falta como su líder. Uno de los Alquimistas de Sydney había venido — aunque me hubiera asegurado que no estuviera alrededor, no sea que Abe me encontrara — y había tratado a Artur. El tipo dijo que Artur estaría bien con un poco de resto de cama, suponiendo que él tenía que dejar de cazar un rato.
Era difícil para él para hacerlo — y tuve que gritarle cuando él trató de seguirnos una noche, recordándole todos sus amigos que habían muerto antes debido a tal
estupidez.
En el mundo humano, los dhampirs usaban los horarios humanos. Ahora me puse en el horario nocturno, justo como yo había estado en la Academia. Los demás siguieron con sus horarios, excepto Tamara, ya que ella tenía un trabajo de día. No quería estar dormida durante el tiempo que los Strigois merodeaban las calles. Yo había llamado a Sydney cada vez que terminabamos de matar, y se hablo por alrededor de la comunidad Strigoi de alguien que hacía mucho daño. Y si el Strigoi que habíamos soltado había llevado mi mensaje, algunos de aquellos Strigoi podrían venir expresamente buscándome.
Cuando los días pasaron, nuestras muertes cayeron un poco, haciéndome pensar que los Strigois en efecto eran cautelosos ahora. Yo no podía decidirme si era bueno o malo, pero impulsé a los demás a tener cuidado extra. Ellos comenzaban a reverenciarme como una diosa, pero no tomé ninguna satisfacción en su adoración. Mi corazón todavía dolía de todo lo que había pasado con Lissa y Dimitri. Me envolví en mi tarea, tratando sólo de pensar en trabajar con la comunidad Strigoi para estar más cerca de Dimitri. Pero cuando no cazábamos Strigoi, yo tenía mucho tiempo para no hacer nada.
Y entonces seguí visitando Lissa.
Yo sabia que había muchos niños – como Mia – que vivia en la Corte Real porque su padre vivía en el tribunal. No me di cuenta cuantos había, sin embargo. Avery naturalmente sabía de todos ellos, y para la sorpresa de nadie (al menos no mía), la mayor parte de ellos eran ricos y mimados.
El resto de la visita de Lissa había sido una serie de otras funciones y partidos formales. Más ella escuchaba conversaciones de negocios de Morois Reales, más irritada se ponía. Ella vio los mismos abusos del poder que ella había notado antes, el mismo modo injusto de distribuir a guardianes como si ellos fueran de su propiedad. La cuestión polémica de si los Morois deberían aprender a luchar junto a los guardianes también todavía era un tema caliente. La mayor parte de la gente que Lissa conocía de la Corte era de la Vieja Escuela: Dejar a los guardianes luchar y mantener a los Morois protegidos. Después de ver los resultados de aquella política — y los sucesos sucedidos cuando Christian y yo tratamos de cambiarlo – oír a los egoístas de la élite Moroi enfurecía a Lissa.
Ella dio la bienvenida a sus fugas de estos acontecimientos siempre que ella pudiera, deseosa de correr hacía Avery. Avery siempre era capaz de encontrar a alguien para salir y atender fiestas de una naturaleza diferente a las de Tatiana. Hablar sobre la política de la Corte nunca pasó en esas fiestas, pero todavía había muchas cosas que bajaban el humor de Lissa.
En particular, Lissa sentía culpa, cólera, y depresión sobre mí moviéndose en un espiral profundo y más profundo cada vez. Ella había visto bastantes de los efectos del espíritu en sus humores para no reconocer signos de advertencia potenciales, aunque ella no hubiera estado usando activamente el espíritu por este viaje. Sin tener en cuenta la causa de los humores, ella todavía seguía haciendo todo lo posible buscando distracción y ahogar su depresión.
“Míra,” advirtió Avery una tarde. Ella y Lissa estaban en una fiesta la noche antes de que ellos tuvieran que volar a la Academia. Muchos de aquellos que vivian en la Corte tenían alojamiento permanente, y esta fiesta se hacía en la casa de Szelsky quien sirvió como un ayudando te de un comité que Lissa no conocía.
Lissa realmente no conocía a su anfitrión tampoco, pero esto no importaba, salvo que sus padres estaban fuera de la ciudad.
¿"Mirar qué?” preguntó Lissa, mirando fijamente alrededor de las vistas. La casa urbana tenía un patio atrás, iluminado por antorchas tiki y series de luces centellantes.
Había bebidas y la comida en mucha cantidad, y algún tipo Moroi tenía una guitarra y trataba de impresionar a muchachas con sus habilidades musicales — que eran
inexistentes. De hecho, su música era tan horrible que él podría haber descubierto un nuevo modo de matar Strigois. Él era bastante lindo, por eso, sus admiradoras no parecía preocuparles que estaba tocando.
“Esto,” dijo Avery, señalando el martini de Lissa. ¿"Sabes cuántos te has tomado?”
“No, por lo que puedo decir,” dijo Adrian. Él estaba tumbado en una silla de salón cerca, una bebida en su propia mano.
Lissa se sintió un poco aficionada comparada con ellos. Mientras Avery todavía tenía su naturaleza y su coqueteo, ella no tenía el aire enloquecido o estúpido de alguien
completamente borracho. Lissa no sabía cuánto la otra muchacha había estado bebiendo, pero era probablemente mucho, ya que Avery siempre tenía una bedida en
su mano. Igualmente, nunca se veía a Adrian sin una bebida, los efectos de ella sobre todo maduraron él. Lissa supuso que ellos tenían mucha más experiencia que ella. Ella había ido suave durante los años.
“Estoy bien,” mintió Lissa, que miraba sus alrededores girar un poco y seriamente se proponía a unirse a algunas muchachas que bailaban en una mesa a través el
patio.
Los labios de Avery formaron una sonrisa, aunque sus ojos mostraran un poco de preocupación. “Seguro. Sólo no te marees o algo Aquella clase de la cosa se pone alrededor, y la última cosa que necesitamos es cada uno sabiendo que la muchacha Dragomir no puede sostener su licor. Su familia tiene una reputación feroz para mantener.”
Lissa derribó la bebida. “De alguna manera, dudo que el consumo de alcohol sea la parte de la ascendencia ilustre de mi familia.”
Avery empujó a Adrian y se sentó al lado de él en el sillón. “Oye, deberías sorprenderte. En diez años, este grupo será sus pares en el consejo. ¿Y usted tratará de pasar alguna resolución, y ellos empezaran, ‘Recuerdas cuando ella estaba alcoholizada y vomitó en aquella fiesta?”
Lissa y Adrian ambos se rieron de esto. Lissa no pensó que ella iba a marearse, pero como todo lo demás, ella se preocuparía de ello más tarde. El punto brillante de todo esto era que la bebida ayudaba a entumecer las memorias de lo que había pasado antes en el día. Tatiana le había presentado en sus futuros guardianes: un tipo sazonado llamado Grant y la “joven señorita,” llamada Serena. Ellos habían sido bastante agradables, pero sus similitudes a Dimitri y a mí habían sido aplastantes. La toma de ellos le había parecido a una traición a nosotros, aún Lissa había saludado con la cabeza simplemente y había agradecido a Tatiana.
Más tarde, Lissa había aprendido que Serena había sido al principio elegida para ser guardián de una muchacha que ella había conocido su vida entera. La muchacha no era real, pero a veces, según los números de guardianes, hasta una Familia no Real conseguían guardianes asignados — aunque nunca más que uno. Cuando las posiciones de protección para Lissa se abrieron, sin embargo, Tatiana había tirado a Serena del trabajo con su amiga. Serena había sonreído y había dicho a Lissa que esto no le importaba. El deber estaba primero, ella dijo, y ella estaba contenta de servirla. Aún Lissa se sintió mal, sabiendo que tuvo que haber sido duro con ambas muchachas — y terriblemente injusto. Pero allí estaba otra vez: un equilibrio de fuerzas injusto sin nadie que lo mantenga en línea.
Dejando aquel encuentro, Lissa había blasfemado su propia docilidad. Si ella no hubiera tenido el coraje para seguirme, ella pensó, ella debería haber puesto al menos
su pie abajo y exigido que Tatiana le diera a mi madre en cambio. Entonces Serena podría haber vuelto con su amiga, y ver que la amistad se mantenía intacta en el mundo.
Pareció que el martini simultáneamente entumeció el dolor e hizo su sensación peor, que francamente no tenía sentido para Lissa. Independientemente de eso, ella pensó.
Y cuando ella vislumbró a un servidor que pasaba, ella le agitó para pedir más.
¿"Oye, puedo —Ambrose?”
Ella miró fijamente la sorpresa del tipo que está de pie frente a ella. Si hubiera un calendario de bañador para los tipos dhampirs más calientes, éste hubiera sido el modelo de portada (aparte de Dimitri-pero solo influía en mí). El nombre de este tipo era Ambrose, y ella y yo lo habíamos encontrado en nuestro viaje allí juntas. Él
tenía una piel profundamente bronceada y músculos gramaticalmente correctos debajo de su camisa de botón abajo de gris. Él era una singularidad particular en la Corte, un dhampir quién había rechazado ser guardián y realizaba toda clase de tareas aquí, como dar masajes y — si el rumor fuera verdadero “encuentros románticos con
la reina”. Eso todavía me daba nauseas, y yo había visto algunas cosas bastante asquerosas en mi vida.

“La princesa Dragomir,” él dijo, dirigiéndole una de sus sonrisas blancas perfectas. “Una sorpresa inesperada.”
¿"Como has estado?” ella preguntó, de verdad contento de verlo.
“Bien, bien. Tengo el mejor trabajo en el mundo, después de todo. ¿Y a usted?”
“Genial,” ella contestó.
Ambrose hizo una pausa, observándola. Él no dejó caer aquella sonrisa magnífica, pero Lissa podría decir que él no estuvo de acuerdo con ella. Ella podría ver la desaprobación en su cara. Avery que la acusaba de beber demasiado era una cosa. ¿Pero de un criado Dhamphir? Inaceptable. El comportamiento de Lissa se puso frío, y sostuvo su vaso.
“Necesito otro martini,” dijo ella, su voz tan arrogante como aquella de cualquier persona real perfecta.
Él sintió el cambio de ella, y su sonrisa amistosa giro a una de indiferencia cortés. “En seguida.” Él le dio una pequeña reverencia y se marchó a la barra.
“¡Santo Dios!,” dijo Avery, mirando admirativamente cuando él se alejó. ¿"Por qué no nos presentaste a tu amigo?”
“Él no es mi amigo,” se rompió Lissa. “Él no es nadie.”
“Concuerdo,” dijo Adrian, poniendo un brazo alrededor de Avery. ¿"Por qué mirar a otra parte si tienes lo mejor aquí mismo?” Si yo no lo hubiera conocido un poco mejor, yo habría jurado que había una indirecta de celos legítimos debajo de su tono jovial. ¿"No te invite a desayunar con mi tía?”
Avery le dio una sonrisa perezosa. “Eso es un buen principio. Pero todavía tienes que conseguir otros modos para impresionarme, Ivashkov.” Su mirada fija fue a la deriva sobre la cabeza de Lissa y giro sorprendido. “Oye, Jailbait está aquí.”
Mia, con Jill en el remolque, vino andando a zancadas por el jardín, indiferente a las miradas sobresaltadas que ella recibió. Ellos estaban claramente fuera de lugar.
“Oye,” dijo Mia cuando ella alcanzó el grupo de Lissa. “Mi papá fue llamado, y tengo que ir con él. Tengo que devolver a Jill.”
“Ningún problema,” dijo Lissa automáticamente, aunque ella claramente no fuera feliz sobre Jill estando allí. Lissa todavía seguía preguntándose Christian tenía un interés especial en ella. ¿" todo bien?”
“Sí, sólo negocios.”
Mia hizo sus despedidas a cada uno y abandonó la fiesta tan rápidamente como ella había venido, haciendo rodar sus ojos en caras de desprecio de las otras Familias Reales y las caras de shock mientras pasaba.
Lissa concentró su atención en Jill, que se había sentado cautelosamente en una silla cercana y miraba fijamente alrededor de ella en la maravilla. ¿"Cómo has estado? ¿Te diviertes con Mía?”
Jill se volvió hacía Lissa, mejorando su cara. “Ah sí. Ella es realmente genial. Ella ha hecho tanto trabajo con el agua. ¡Es una locura! Y ella me enseñó unos cuantos de movimientos de enfrentamientos, también. Puedo lanzar un gancho correcto... aunque no con mucha fuerza.”
Ambrose volvió entonces con la bebida de Lissa. Él le dio a ella mudamente y se ablandó un poco cuando él vio a Jill. ¿"Usted, quiere algo?”
Ella afectó a su cabeza. “No, gracias.”
Adrian miraba a Jill con cuidado. ¿"Estás bien aquí? ¿Quieres que te lleve a los alojamientos de invitados? Como antes, sus intenciones no eran románticas en lo más mínimo. Parecia que él la consideraba como una pequeña hermana, y pensé que eso era lindo. Yo no lo había pensado capaz de aquella clase de comportamiento protector.
Ella afectó a su cabeza otra vez. “Estoy bien. No quiero que tengas que marcharte... a menos que...” Su expresión se puso preocupada. ¿"Quieres que yo me vaya?”
“Nah,” dijo Adrian. “Es agradable tener a alguien responsable alrededor en medio de toda esta locura. Deberías probar algo de comida, si estás hambrienta.”
“Usted es tan maternal,” embromó Avery, repitiendo mis pensamientos.
Por cualesquiera motivos, Lissa tomó el comentario "responsable" de Adrian personalmente, como si el golpe fuera para ella. No pensé que ese era el caso en absoluto, pero ella realmente no pensaba todo esto claramente. Ella quiso un poco de comida, ella se levantó y vagó a la mesa en el jardín que tenía bandejas de aperitivos en ello. Bien, esto tenía antes. Ahora la mesa estaba siendo usada por las muchachas que bailan que Lissa había notado antes. Alguien había limpiado el espacio moviendo todas las bandejas de la comida a la tierra. Lissa se inclinó y recogió un bocadillo mini, mirando a las muchachas y preguntándose como ellos podrían encontrar cualquier clase del latido en la música horrible de aquel tipo real.
Una de las muchachas vió a Lissa y sonrió abiertamente. Ella abrió una mano. “Oye, ven.”
Lissa la había encontrado una vez, pero no podía recordar su nombre. El baile de repente parecía a una gran idea. Lissa terminó el bocadillo y, con la bebida en la mano, se permitió ser levantada. Esto consiguió unas aclamaciones de la gente que estaba juntada al lado. Lissa descubrió que la música malísima era irrelevante y se encontro a ella misma en ella. Ella y los movimientos de las otras muchachas varió de abiertamente sexual a burlas de la discoteca. Era toda la diversión, y Lissa se preguntó si Avery afirmaría que esto la frecuentaría en diez años también.
Al ratito, ella y los demás realmente intentaron algunos movimientos sincronizados. Ellos comenzaron moviendo sus brazos en el aire y luego circularon a algunos puntapiées de línea de coro. Aquellos puntapiées resultaron desastrosos. Un paso-en-falso-Lissa se gastaba los talones de repente le enviaron sobre el borde de la mesa. Ella perdió el equilibrio y casi cayó antes de que un par de brazos la agarrara y la pusieran derecha. “Mi héroe,” refunfuñó ella. Entonces ella consiguió una mirada buena a la cara de su salvador.
¿"Aaron?”

El "ex novio" de Lissa y - el primer tipo con el que ella había dormido alguna vez — la miró abajo con una sonrisa y la liberó una vez que él pareció seguro que ella podría soportarse. Con el pelo rubio y de ojos azules, Aaron era guapo en una clase de surfista del camino. Yo no podía menos que preguntarme lo que habría pasado si Mia lo había
visto a él. Ella, Aaron, y Lissa habían estado implicados una vez en un triángulo digno de cualquier telenovela.
¿"Qué haces aquí? Pensabamos que habías desaparecido,” dijo Lissa. Aaron había abandonado la Academia hace unos meses.
“Voy a la escuela en New Hampshire,” contestó él. “Visitamos aquí a la familia.”
“Bien, es estupendo verte,” dijo Lissa. Las cosas no se habían terminado bien entre
ellos, pero en su estado corriente, ella quiso decir sus palabras. Ella había tenido bastante bebida para pensar que era genial de ver a cada uno en la fiesta.
“Para mi también,” dijo él. “Te ves asombrosa.”
Sus palabras la golpearon más que ella habría esperado, probablemente porque todos los demás aquí habían implicado que ella pareció destrozada e irresponsable. Y desintegrada o no, ella no podía menos de recordar como atractivo ella le había encontrado una vez. Francamente, ella todavía lo encontraba atractivo. Ella sólo
no lo amaba más.
“Deberías mantener el contacto,” dijo ella. “Avísanos que haces.” Durante un momento, ella se preguntó si ella debería haber dicho que, en la luz de tener a
novio. Entonces ella rechazó sus preocupaciones. No había nada incorrecto con andar con otros tipos en particular ya que Christian no se había preocupado en venir con ella a este viaje.
“Me gustaría eso,” dijo Aaron. Había algo en sus ojos que ella encontró agradablemente desconcertante. “Supongo que no conseguiré un beso de despedida por haberte salvado?”
La idea era absurda entonces, desde un momento, Lissa se rió. ¿Qué importaba eso? Ella amaba a Christian y un beso entre amigos no significaría nada. Alzando la vista, ella dejó a Aaron acercarse y ahuecar su cara. Sus labios se encontraron, y no se podia negar: el beso duró un poco más largo que uno amistoso. Cuando esto se terminó, Lissa se encontró sonriendo como una colegiala aturdida — que, técnicamente, ella lo era.
“Te veo,” dijo ella, dirigiéndose atrás hacia sus amigos.
Avery tenía una mirada que la castigaba, pero no era sobre Aaron y el beso. ¿"Estás loca? Casi te rompes una pierna. No puedes hacer esas cosas.”
“Se supone que tu eres divertida” indicó Lissa. “No fue una gran cosa.”
“La diversión no es lo mismo que ser estúpido,” replicó Avery, con cara seria. “Tu no puedes ir haciendo esas cosas estúpidas. Pienso que deberíamos volver a casa.”
“Estoy bien,” dijo Lissa. Ella tercamente miró lejos de Avery y en cambio se concentró en algunos tipos que hacían tiros de tequila. Ellos parecían tener alguna clase de concurso — y mitad de ellos parecían idos.
“Define‘bien,’” dijo Adrian irónicamente. Aún él parecia preocupado.
“Estoy bien,” repitió Lissa. Su mirada fija rota atrás a Avery. “No me hice daño en absoluto.” Ella había esperado la pena sobre Aaron y estuvo sorprendida que ellos
no lo había dado a ella — que lo hizo aún más sorprendente cuando esto vino de otra fuente.
¡"Tu besaste a aquel tipo!” exclamó Jill, inclinándose adelante. Su cara era horrorizada, y ella no mostró ninguna de su reticencia habitual.
“No fue nada,” dijo Lissa, que estaba molesta por tener a Jill que la reprende de toda la gente. “Seguramente no es tu problema.”
¡"Pero tu estas con Christian! ¿Cómo podrías hacerlo eso a él?”
“Relájate, Jailbait,” dijo Avery. “Un beso borracho no es nada comparado con una caída borracha. Dios sabe que he besado a muchos tipos bebidos.”
“Y aún, no fui besado esta noche,” reflexionó Adrian, con una sacudida de su cabeza.
“No importa.” Jill realmente fue trabajado. Ella había crecido para gustar y respetar a Christian. “Tu lo engañaste.”
Con aquellas palabras, Jill podría haber practicado también su gancho correcto en Lissa. ¡"No lo hice!” Lissa exclamó. “No arrastre tu amor hacía el e imagines cosas que no están allí.”
“No imaginé aquel beso,” dijo Jill, enrojeciendo.
“Aquel beso es la menor parte de nuestras preocupaciones,” suspiró Avery. “En serio, dejenlo por ahora, chicas. Hablaremos en la mañana.”
“Pero —” comenzó a Jill.
“Ya la oíste. Déjalo,” una nueva voz gruñó. Reed Lazar apareció de la nada y surgió sobre Jill, su cara más asustada como nunca antes.
Los ojos de Jill fueron amplios. “Dije sólo la verdad....” Tenía que admirar su coraje aquí, considerando su naturaleza normalmente tímida.
“Usted está molestandolos,” dijo Reed, inclinándose más cerca y apretando sus puños. “Y también me estas molestando a mí.” Yo estaba bastante segura que esto era lo máximo que alguna vez había oído decir. Siempre pensé que él era como un cavernícola, tratando de unir tres palabras juntas.
“Whoa.” Adrian se levantó de un salto y se precipitó al lado de Jill. “Tienes que dejar pasar esto. ¿Qué, vas a comenzar una lucha con una muchacha?”
La caña giró su luz deslumbrante en Adrian. “Quedate lejos de esto.”
¡"No hay forma, tu estás loco.”
Si alguien me hubiera pedido arreglar una lista de la gente con la mayor probabilidad para arriesgar una lucha en la defensa del honor de una señora, Adrian Ivashkov habría sido colocado debajo de aquella lista. Aún así, él estuvo de pie, con cara ruda y su mano que apoyada protectoramente en el hombro de Jill. Yo estaba intimidada. E impresionado.
“Reed,” gritó Avery. Ella también se había levantado y ahora estaba de pie en el otro lado de Jill. “Ella no quiso decir nada. Vete.”

Los dos hermanos estuvieron de pie allí, ojos cerrados con llave en una especie de enfrentamiento silencioso. Avery llevó la mirada más áspera que yo había visto alguna vez en ella, y por fin, él con el ceño fruncido retrocedió. “Bien. Como quieras.”
El grupo miró fijamente en el asombro cuando él anduvo repentinamente lejos. La música era tan fuerte que sólo algunos de los asiduos a fiestas tenían arriba el argumento.
Ellos se pararon y miraron fijamente, y Avery pareció avergonzado cuando ella se hundió atrás en su silla. Adrian todavía apoyaba a Jill. ¿"Qué demonios fue eso?” Adrian exigio.
“No sé,” confesó Avery. “Él se vuelve extraño y demasiado protector a veces.” Ella dio a Jill una sonrisa compungida. “Realmente lo siento.”
Adrian afectó a su cabeza. “Pienso que es el tiempo de que nos vayamos.”
Incluso en su estado borracho, Lissa tuvo que estar de acuerdo. La confrontación con Reed la había impresionado en la sobriedad, y ella tenía de repente inquietud de la evaluación de sus acciones esta noche. Las luces brillantes y los cócteles de fantasía de la fiesta habían perdido su encanto. Las payasadas borrachas de la otras Familias Reales parecían torpes y estúpidas. Ella tenía el presentimiento de que ella lamentaría esta fiesta mañana.
Una vez atrás en mi propia cabeza, sentí que el miedo empezaba. Bien. Algo estaba muy malo con Lissa, y pareció que nadie más notó de ello pues no era el grado que ellos deberían tener. Adrian y Avery realmente parecieron preocupados, pero yo tenía el sentimiento que ellos culpaban su comportamiento a la bebida. Lissa estaba todavía recordándome mucho de como ella había sido cuando habíamos vuelto primero a San Vladimir, cuando el espíritu había estado deteniéndola y ensuciando su mente.
Excepto... Yo sabía bastante sobre mí ahora para darme cuenta que mi cólera y obsesión en el castigo de Strigoi eran bajo la influencia del lado oscuro del espíritu
también. Eso significaba que yo lo vaciaba de ella. Esto debería haber dejado Lissa, no aumentar. ¿Entonces qué estaba mal con ella? Donde estaba ese ¿personaje de genio vivo, loco, y celoso? ¿Crecía simplemente la oscuridad del espíritu en la intensidad de modo que esto se extendiera a nosotras dos? ¿Estábamos nosotras dividiendo eso?
¿”Rose?”
¿“¡Eh!?” Eché un vistazo de donde yo había estado mirando fijamente sin expresión la TV. Denis miraba abajo mí, su teléfono celular en su mano.
“Tamara tuvo que trabajar tarde. Ella está lista para irse ahora, pero...”
Él saludó con la cabeza hacia la ventana. El sol estaba casi abajo, el cielo morado, con sólo una pequeña naranja en el horizonte. Tamara trabajaba dentro de una distancia para caminar, y mientras probablemente no habría ningún verdadero peligro, no la quise sola después de la puesta del sol. Me levanté. “Venga, iremos a buscar.”
A Lev y a Artur les dije, “Ustedes, quedense aquí.”
Denis y yo anduvimos la medio milla a la pequeña oficina donde Tamara trabajaba. Ella hacía tareas administrativas clasificadas, como clasificar y copiar, y debería haber, por lo visto, algún proyecto que la guardó allí tarde esta noche. La encontramos en la puerta y anduvimos de vuelta al piso sin incidentes, conversando animadamente sobre nuestra plan de caza para la tarde. Cuando alcanzamos el edificio de Tamara, oí llorar a un extraño a través de la calle. Dimos vuelta, y Denis se rió entre dientes.
“Dios Bendito, es la mujer loca otra vez,” refunfuñé.
Tamara no vivia en una parte mala de la ciudad, pero, como en ninguna ciudad, había personas sin hogar y mendigos. La mujer que miramos era casi tan vieja como Yeva, y ella con regularidad andaba de arriba abajo la calle, refunfuñando. Hoy, ella estaba acostada boca arriba en la acera, haciendo extraños ruidos agitando sus miembros como una tortuga.
¿"Hace daño?” Pregunté.
“¡No!. Sólo está loca,” dijo Denis. Él y Tamara dieron vuelta para ir dentro, pero alguna parte suave de mí no podía abandonarla. Suspiré.
“Estaré enseguida.”
La calle estaba tranquila (aparte de la vieja señora) y corté a través sin el miedo del tráfico. Alcanzando a la mujer, le di mi mano para ayudarla, sin la tentativa de pensar sobre que sucia estaba la suya. Como Denis había dicho, ella simplemente parecia estar de un humor loco hoy. No le hicieron daño a ella; ella, por lo visto, sólo había decidido acostarse. Me estremecí. Sacudí la palabra loca alrededor cuando vino a mi mente Lissa y yo, pero esta estaba realmente loca. Yo realmente, realmente esperaba que el espiritú no nos tomara así. La señora sin hogar pareció sorprendida por la ayuda, pero tomó mi mano y comenzó a hablar con excitación en Ruso. Cuando ella trató de abrazarme en la gratitud, retrocedí y me mantuve firme con mis manos en la internacional señal “mantente lejos”.
Ella realmente en efecto se echó atrás, pero siguió charlando felizmente. Ella agarró los lados de su abrigo largo y los ofreció como una falda de sala de baile y comenzó a girar alrededor y cantar. Me reí, sorprendiendo esto en mi mundo severo, esto me animaría. Comencé a atravesar atrás al lugar de Tamara.
La anciana dejó de bailar y comenzó a hablar felizmente conmigo otra vez.
“Lamentablemente, tengo que irme,” le dije. No parecia que ella lo había registrado.
Entonces ella se congeló a mediados de la oración. Su expresión me advirtió sólo medio milisegundo antes de que mi náusea lo hiciera. En un movimiento fluido, giré alrededor a ver la cara de que estaba detrás de mí, sacando mi estaca cuando me moví. Había un Strigoi allí, alto e imponente, habiéndose movido sigilosamente mientras yo estaba distraída.
Estúpida, estúpida. Yo había rechazado dejar a Tamara pasear a casa sola, pero yo nunca había considerado que el peligro fuera hacia mi —
“No...”
Yo no estaba segura si había dicho la palabra o lo pensara. Esto no importó. La única cosa que importó en ese momento consistía en lo que mis ojos no vieron antes de mí. O, mejor dicho, lo que mis ojos pensaban que veían. Porque seguramente, seguramente, tenía que imaginar esto. No podía ser verdadero. No después de todo este tiempo.
Dimitri.

Yo lo conocí al instante, aunque él estaba... cambiado. Pienso que en una muchedumbre de un millón de personas, yo le habría reconocido. La conexión entre
nosotros no permitiría nada más. Y siendo privada de él por tan largo tiempo, bebí de cada rasgo. Su oscuro pelo largo hasta la barbilla, que lo llevaba suelto esta noche, y se rizaba ligeramente alrededor de su cara. El juego familiar de labios, vuelta ahora en una divertida sonrisa aún glacial. Él hasta llevaba su abrigo, el abrigo de cuero largo que podría haber venido directamente de una película de vaquero.
Y luego... había rasgos de Strigoi. Sus ojos oscuros — los ojos que yo había amado-vueltos en rojo. La piel pálida, pálida, blanca como la muerte. En vida, su cutis había sido tan bronceado como el mío, gracias a tanto tiempo al aire libre. Si él abriera su boca, yo sabía que yo vería colmillos.
Mi evaluación entera ocurrió en el parpadeo de un ojo. Yo había reaccionado rápido cuando yo lo había sentido — más rápido de lo que él había esperado probablemente. Yo todavía tenía el elemento sorpresa, mi estaca equilibrada y lista. Fue perfectamente alineada a su corazón. Yo podría decir, en el mismo momento, que yo podría hacer el golpe más rápido que él podría defender. Pero...
Los ojos. Ah Dios, los ojos.
Incluso con aquel anillo rojo alrededor de sus pupilas, sus ojos todavía me recordaban del Dimitri que yo había conocido. La mirada en sus ojos — el desalmado, malévolo
el destello — que no era nada como él. Pero había sido lo suficiente parecido para mover mi corazón, abrumar mis sentidos y sentimientos. Mi estaca estaba lista. Todo lo que tenía que hacer era el movimiento para matarlo. Yo tenía el ímpetu en mi lado....
Pero yo no podría. Sólo necesité unos segundos más, unos segundos más para apreciarlo antes de que yo le matara. Y ahí fue cuando él habló.
“Roza.” Su voz tenía ese mismo maravilloso toque bajo, el mismo acento... eso era sólo más frío. “Olvidaste mi primera lección: no vacilar.”
Sólo apenas vi su puño emprender el camino hacia mi cabeza... y luego no vi nada en absoluto.

Fin del Capitulo

El capitulo 18 estará próximamente en el Blog Hermanito Nenas Belikov

http://raniecilla.blogspot.com/